¿Qué es la hipoacusia o sordera?

La hipoacusia es la disminución del nivel de audición por debajo de lo normal. Es un trastorno relativamente común, que puede empezar en cualquier época de la vida por diferentes motivos.

El término sordera hace referencia a la pérdida completa de la capacidad auditiva en uno o ambos oídos, mientras que en los defectos de audición, la pérdida de la facultad de oír puede ser parcial o total.

la audición?

Para entender cómo oímos, primero tiene que saber que los sonidos son vibraciones invisibles que se desplazan por el aire. Cuando alguien habla, las hojas crujen, suena un teléfono o alguien genera un ‘sonido’, se envían vibraciones por el aire en todas las direcciones. A estas vibraciones las llamamos ondas sonoras. Casi todas las ondas sonoras son únicas. Por eso cada persona o cosa suena diferente. Las ondas sonoras pueden ser agudas o graves, altas o bajas.
Cuando nuestros oídos captan ondas sonoras, las convierten en mensajes que puede entender nuestro cerebro. La calidad con que son captadas y la claridad con que son enviadas a nuestro cerebro dependen de lo bien que funcionen nuestros oídos.

Las partes del oído:

Hay tres partes principales en el oído:
  • El oído externo: capta las ondas sonoras y las dirige al oído medio.
  • El oído medio: transforma las ondas sonoras del aire en ondas de presión mecánica que a continuación se transfieren a los líquidos del oído interno.
  • El oído interno (cóclea): convierte las ondas de presión en señales sonoras que nuestro cerebro puede entender.
Para oír de forma natural, cada una de estas partes debe funcionar correctamente.

Por tanto, la audición natural funciona así:

La audición
  1. El sonido entra en el conducto auditivo.

Las ondas sonoras se desplazan a través del conducto auditivo y alcanzan el tímpano.

  1. El tímpano y los huesos auditivos vibran.

Estas ondas sonoras hacen vibrar el tímpano y los tres huesos (huesecillos) del oído medio.

  1. El líquido se mueve a través del oído interno.

Las vibraciones se transmiten a través del líquido del oído interno en forma de espiral y hacen moverse las minúsculas células ciliadas de la cóclea. Las células ciliadas detectan el movimiento y lo convierten en señales químicas para el nervio auditivo.

  1. El nervio auditivo lo comunica al cerebro.

El nervio auditivo envía la información al cerebro mediante impulsos eléctricos, que son interpretados allí como sonido.

de la hipoacusia

Así como existen diferentes tipos de hipoacusia las causas también son muchas y variadas. La audición supone una transmisión compleja y delicada del sonido a través del oído externo, medio e interno, de modo que el daño en cualquiera de estas partes puede afectar la audición.
De igual manera el envejecimiento, los factores genéticos, la exposición prolongada a ruidos fuertes, algunos medicamentos, las infecciones del oído medio, lesiones en la cabeza y afecciones médicas como la enfermedad de Méniére pueden ser también causantes de hipoacusia.
Asimismo, puede aparecer desde el nacimiento, o ser ocasionado por:
    • Una lesión.
    • Infección, por tratamientos con medicamentos ototóxicos (ciertos antibióticos aminoglucósidos, en particular, la gentamicina, estreptomicina y neomicina, y los fármacos usados en quimioterapia para el tratamiento del cáncer como la ciclofosfamida, cisplatino, bleomicina y carboplatino).
    • Exposición prolongada a ruidos muy fuertes y constantes.
Como parte del proceso de envejecimiento, con frecuencia se presentan pérdidas de audición progresivas. Cuando esta pérdida es más severa puede afectar la comprensión de la palabra.

de hipoacusia

Podemos distinguir entre varios tipos de sordera según la localización de la lesión:

Sordera congénita

¿Qué es?

La sordera congénita es la que está presente desde el nacimiento. Afecta a uno de cada 400 bebés que suelen desarrollarse sin ninguna otra característica adicional que haga pensar en una posible hipocusia.

¿Cuáles son las causas?

La sordera congénita puede ser causada por cambios (mutaciones) en los genes, o por agentes que dañaron el oído durante el desarrollo dentro del útero, llamados teratógenos. Hay que tener en cuenta que, en muchos casos, la causa de la sordera no llega a ser determinada.

Se conocen más de 80 genes cuya mutación puede causar sordera congénita no sindrómática, es decir sin defectos asociados; el más frecuentemente implicado en estos casos es el gen de la conexina 26 (GJB2), situado en el cromosoma 13.

Alrededor de un tercio de los casos es heredado. Esto incluye aquellos en que los padres son oyentes, pero portadores sanos de una mutación determinante de sordera. Esta forma de herencia se llama recesiva.

No siempre la sordera es congénita. Algunos niños son oyentes en los primeros años, aprenden a hablar y luego pierden progresivamente la audición durante la infancia o adolescencia.

Aquí también los factores genéticos juegan un papel preponderante, lo mismo que en la pérdida auditiva del adulto, la que muchas veces es familiar, con herencia dominante, y es más frecuente a medida que la persona envejece.

Descubra aquí las señales para detectar si su hijo/hija sufre hipoacusia.

El término hipoacusia conductiva se usa para describir la hipoacusia en el oído externo y medio.

¿Qué es?

La hipoacusia conductiva se produce cuando algo impide que las ondas sonoras pasen al oído interno a través del oído externo y medio. Puede mimetizar fácilmente la hipoacusia conductiva tapándose el oído, es básicamente el mismo efecto.

¿Cuáles son las causas?

Hay diversas causas que pueden producir una hipoacusia conductiva e incluyen problemas como infecciones del oído medio (otitis media), tumores benignos (colesteatomas), tímpanos perforados, traumatismos y malformaciones del oído medio y externo.

¿Cuáles son los síntomas?

Con hipoacusia conductiva, el habla tiende a sonar inteligible, pero sóolo cuando el volumen es lo suficientemente alto y no hay demasiado ruido de fondo. Las prótesis auditivas convencionales ayudan, pero a veces no es suficiente.

Conozca nuestros implantes cocleares.

Hipoacusia conductiva

El término hipoacusia conductiva se usa para describir la hipoacusia en el oído externo y medio.

¿Qué es?

La hipoacusia conductiva se produce cuando algo impide que las ondas sonoras pasen al oído interno a través del oído externo y medio. Puede mimetizar fácilmente la hipoacusia conductiva tapándose el oído, es básicamente el mismo efecto.

¿Cuáles son las causas?

Hay diversas causas que pueden producir una hipoacusia conductiva e incluyen problemas como infecciones del oído medio (otitis media), tumores benignos (colesteatomas), tímpanos perforados, traumatismos y malformaciones del oído medio y externo.

¿Cuáles son los síntomas?

Con hipoacusia conductiva, el habla tiende a sonar inteligible, pero sóolo cuando el volumen es lo suficientemente alto y no hay demasiado ruido de fondo. Las prótesis auditivas convencionales ayudan, pero a veces no es suficiente.

Le mostramos las 10 razones por las que un implante coclear puede mejorar su calidad de vida.

Hipoacusia neurosensorial

El término hipoacusia neurosensorial describe dos problemas diferentes: pérdida sensorial que atañe al oído interno y pérdida neural que atañe al nervio auditivo.

¿Qué es?

Hace años, a la hipoacusia neurosensorial se la llamaba “sordera nerviosa”. Ahora sabemos que, en la mayoría de los casos, el problema procede del oído interno, no del nervio auditivo. Sin embargo, continuamos agrupando ambos problemas, ya que el oído interno y el nervio auditivo están conectados y tienen que trabajar juntos.

Esta es otra razón por la que se debe tratar inmediatamente la hipoacusia: los componentes neurales ‘del final’ del sistema auditivo necesitan el aporte de los componentes sensoriales ‘del principio’ para poder crecer y permanecer sanos.

¿Cuáles son las causas?

Las causas de la hipoacusia neurosensorial son diversas, pero en general se pueden clasificar en dos categorías: congénita y adquirida.

La hipoacusia congénita está presente desde el nacimiento y puede ser heredada o estar causada por un desarrollo anormal en las etapas de gestación del feto. Antes de que se desarrollara la vacuna, la rubeola padecida por la madre era una causa común de hipoacusia congénita.

La hipoacusia adquirida, que sucede después del nacimiento, puede estar causada por numerosos factores. Entre ellos están los traumatismos, la presbiacusia (pérdida de audición a medida que se envejece), la exposición a ruido de maquinaria o armas de fuego, el síndrome de Meniere y la meningitis. Los medicamentos ototóxicos (que dañan el oído, aunque puedan ser necesarios para tratar algunas enfermedades mortales) también pueden desencadenar una hipoacusia. Un tumor en el nervio auditivo puede provocar una hipoacusia neural, no tan frecuente.

¿Cuáles son los síntomas?

Si la padece en ambos oídos, la hipoacusia neurosensorial implicará que usted tendrá dificultades para entender el habla, incluso cuando ésta suena lo suficientemente alta. Si la padece en un solo oído, puede que tenga problemas para localizar de donde provienen los sonidos o para oír con ruido de fondo.

Conozca la historia de una madre que detectó la hipoacusia a tiempo.

Hipoacusia o sordera súbita

¿Qué es?

La pérdida súbita de la audición neurosensorial, comúnmente conocida como sordera súbita, se produce como una pérdida rápida e inexplicable de la audición. Por lo general ocurre en un solo oído, ya sea de pronto o poco a poco durante varios días. La sordera súbita es una emergencia médica.

Cualquier persona que tiene una pérdida súbita de la audición debe ir de inmediato al médico, ya que la posibilidad de recuperación es mayor si la pérdida de audición se trata a tiempo. A veces, las personas con sordera súbita no consultan al médico enseguida porque piensan que su pérdida de audición se debe a alergias, sinusitis, cera que está tapando el conducto auditivo, u otras causas comunes. Sin embargo, retrasar el diagnóstico y tratamiento de la sordera súbita puede disminuir la eficacia del tratamiento.

¿Cuáles son las causas?

Las causas de la sordera súbita son difíciles de identificar. Solo entre un 10 a 15 por ciento de las personas diagnosticadas con sordera súbita se puede identificar una causa. Las causas más comunes son:

  • Las enfermedades infecciosas.
  • Trauma, como una lesión en la cabeza.
  • Las enfermedades autoinmunes.
  • Los medicamentos ototóxicos (medicamentos que dañan las células sensoriales del oído interno).
  • Problemas de circulación de la sangre.
  • Un tumor en el nervio que conecta el oído al cerebro.
  • Enfermedades y trastornos neurológicos, como la esclerosis múltiple.
  • Los trastornos del oído interno, como la enfermedad de Ménière.

¿Cuáles son los síntomas?

Muchas personas notan que tienen sordera súbita cuando se despiertan por la mañana. Otras personas la notan como al hacer una llamada telefónica. En cambio, algunos notan un fuerte sonido explosivo como “pop”, justo antes de que desaparezca su audición. Las personas con sordera súbita a menudo se sienten mareadas, tienen un timbre o silbido en el oído (tinnitus), o tienen ambos síntomas.

Aproximadamente la mitad de las personas con sordera súbita podrán recuperar su audición parcial o completamente de forma espontánea. Por lo general, esto ocurre dentro de una o dos semanas. El 85 por ciento de los que reciben tratamiento de un otorrinolaringólogo recuperan parte de su audición. El otorrino, como también se conoce, es un médico que se especializa en trastornos del oído, nariz, garganta y cuello.

¿Cómo saber si soy candidato para una cirugía de implante coclear?

la hipoacusia

Las pruebas para diagnosticar la pérdida de audición pueden incluir:

  • Examen físico. Su médico buscará en su oído las posibles causas de su pérdida auditiva, como cerumen o inflamación de una infección. Así mismo examinará cualquier causa estructural de sus problemas de audición.

     

  • Pruebas de detección generales. Es posible que su médico le pida que cubra un oído cada vez para ver qué tan bien escucha las palabras pronunciadas en varios volúmenes y cómo responde a otros sonidos.

     

  • Pruebas de diapasón. Los diapasones son instrumentos metálicos de dos puntas que producen sonidos cuando se golpean. Las pruebas simples con diapasones pueden ayudar a su médico a detectar la pérdida de audición. Una evaluación del diapasón también puede revelar si la pérdida de audición es causada por daños a las partes vibrantes de su oído medio (incluido el tímpano), daño a los sensores o nervios de su oído interno, o daño a ambos.

De forma más profunda puede utilizar:

Audiometría

Un audiograma mapea su pérdida de audición a través de un rango de diferentes frecuencias de sonido. Un audiólogo lo usa para ayudar a evaluar la mejor manera de controlar su pérdida auditiva.

  • Un audiograma a menudo se llama “examen de audición”.
  • Es un registro escrito de sus niveles de audición.
  • Una serie de audiogramas puede rastrear los cambios en la audición a lo largo del tiempo.
  • Sus niveles de umbral de audición (los sonidos más silenciosos que puede escuchar) se miden en: decibelios (dBHL) a diferentes frecuencias desde bajo (500 Hz) a alto (8000 Hz).
Audiógrama

Impedanciometría

Es una prueba que se realiza para evaluar cómo funciona el oído medio ante el estímulo sonoro, así como la movilidad e integridad de la membrana timpánica y la continuidad de la cadena osicular (martillo, estribo y yunque).

Es una prueba otorrinolaringológica completamente indolora y objetiva que sirve para valorar cómo se comporta la onda sonora a lo largo del oído medio.

No se necesita la participación activa del paciente, a diferencia de lo que ocurre con la audiometría.

¿En qué consiste este estudio?

Consiste en la introducción de una sonda en el oído externo, de manera que queda completamente sellado. Esta sonda está compuesta por tres conductos:

  • Uno de ellos está unido a una bomba de presión que permite la variación de la presión de la sonda.
  • Otro de los conductos está enlazado a un pequeño altavoz que emite un sonido de baja frecuencia. Lo que debería ocurrir en un oído en condiciones normales es que, si la presión de la cavidad artificial es igual que la cavidad timpánica, la vibración del complejo osicular es máxima, es decir, la impedancia que presenta es mínima.
  • El tercero y último está conectado a un micrófono que transforma el sonido en un impulso eléctrico que es evaluado mediante un aparato llamado voltímetro.

de hipoacusia

El nivel de hipoacusia que padece una persona se clasifica en leve, moderada, severa o profunda.

Medir su audición será útil para averiguar el tipo de problema auditivo que puede padecer usted o su hijo y ayudar a su profesional sanitario a sugerir las mejores opciones de tratamiento posibles.

La hipoacusia se mide en decibelios (dBHL). Este valor representa el nivel más bajo al que usted o su hijo pueden oír. El nivel auditivo puede medirse para sonidos de tono puro y para sonidos del habla, y puede comprobarse para ambos oídos (bilateral) o para cada oído individualmente (unilateral).

El grado de hipoacusia que tiene una persona se clasifica en leve, moderada, severa o profunda.

Audición normal

Puede oír sonidos suaves por encima de 20 dBHL.

Hipoacusia leve

Hipoacusia en su mejor oído entre 25 y 39 dBHL.

Le cuesta entender el habla en entornos ruidosos.

Hipoacusia moderada

Hipoacusia en su mejor oído entre 40 y 69 dBHL.

Le cuesta entender el habla sin una prótesis auditiva.

Hipoacusia severa

Hipoacusia en su mejor oído entre 70 y 89 dBHL.

Necesita prótesis auditivas potentes o un implante.

Hipoacusia profunda

Hipoacusia en su mejor oído de más de 90 dBHL.

Tiene que recurrir básicamente a la lectura de los labios y/o el lenguaje de signos, o a un implante.

Si cree que usted o su hijo tienen un problema auditivo, póngase en contacto con su clínica más cercana o con un profesional de la salud.

Medición del sonido

¿Cómo detectar problemas de audición

Aproximadamente 3 de cada 1.000 bebés nacen con hipoacusia permanente. Es importante controlar el habla y el desarrollo del lenguaje de su bebé, así como su respuesta al sonido. En la siguiente lista de comprobación se proporciona una guía general de los hitos en capacidad auditiva y lenguaje.

Desde el nacimiento a los 3 meses:

    • Reacciona a sonidos fuertes.
    • Se mantiene callado ante voces o sonidos familiares.
    • Hace ruidos de arrullo.
    • Responde al habla mirando a la cara de la persona que habla.

3 a 6 meses:

    • Vuelve los ojos o la cabeza hacia los sonidos.
    • Empieza a hacer sonidos similares al habla.
    • Ríe y hace ruidos para indicar agrado y desagrado.

6 a 9 meses:

    • Balbucea “dada”, “mamá”, “baba”.
    • Grita o vocaliza para llamar la atención.
    • A menudo responderá a la palabra “no” y a su nombre.

9 a 12 meses:

    • Imita los sonidos del habla de los demás.
    • Entiende palabras sencillas como “pelota”, “perro” “papá”.
    • Señala a las personas, partes del cuerpo o juguetes cuando se le pregunta.
    • Aprende continuamente palabras nuevas aunque puede que no las pronuncie con claridad.

12 a 18 meses:

    • Parece entender algunas palabras nuevas cada semana.
    • Sigue instrucciones verbales sencillas como “coge la pelota”.
    • Señala a las personas, partes del cuerpo o juguetes cuando se le pregunta.
    • Aprende continuamente palabras nuevas aunque puede que no las pronuncie con claridad.

18 a 24 meses:

    • Escucha cuentos o sonidos sencillos.
    • Combina dos o más palabras en frases cortas, por ejemplo, “más comida”.

2 a 3 años:

    • Entiende frases más largas.
    • Escucha a cierta distancia (en silencio).
    • Sigue indicaciones que incluyan 2 o 3 pasos.

3 a 4 años:

    • Procesa estructuras de frases complejas.
    • Repite en detalle historias más largas (5 o más frases).
    • Si está preocupado sobre la capacidad auditiva de su hijo o sobre el desarrollo del habla y el lenguaje, solicite una prueba de audición para su hijo. Contacte con su clínica más próxima o con un profesional de la salud auditiva.

¿Qué hacer en caso de detectar problemas auditivos en bebés y niños?

La mayoría de los niños que nacen con hipoacusia pueden ser diagnosticados mediante un cribado o tamiz de audición. Pero en algunos casos, la hipoacusia está causada por condiciones como infecciones, traumatismos y niveles de ruido perjudiciales, y el problema no surge hasta más tarde durante la infancia.

Por esto es importante que se evalúe con regularidad la capacidad auditiva durante el crecimiento. Si su bebé no supera el cribado de audición, esto no significa necesariamente que tenga hipoacusia. Debido a que la presencia de restos o líquido en el oído puede interferir con la prueba, a menudo se repite para confirmar el diagnóstico.

Si su bebé no pasa el cribado de audición inicial, es importante que se repita la prueba antes de 3 meses de manera que pueda iniciarse cuanto antes el tratamiento. El tratamiento para la hipoacusia puede ser el más eficaz si se inicia en el momento en que el bebé tiene 6 meses de edad. En los niños que parezca tienen una capacidad auditiva normal deberá continuarse la evaluación de su audición en citas con el médico.

Las pruebas de audición se realizan normalmente a los 4, 5, 6, 8, 10, 12, 15 y 18 años, y en cualquier otro momento si existe alguna preocupación. Sin embargo, si le parece que su hijo tiene problemas de audición, si el desarrollo del habla se percibe  anómalo o si cuesta entenderlo cuando habla, consulte con su médico.

¿Qué es el programa de cribado o tamiz de audición en bebés recién nacidos?

Los programas de cribado de audición en bebés recién nacidos están pensados para identificar hipoacusia en bebés poco después de su nacimiento en hospitales y clínicas de maternidad. La mayoría de las pruebas de cribado de audición se realizan antes del alta de los hospitales o clínicas de maternidad.

¿Cómo se prueba la capacidad auditiva en los bebés?

La capacidad auditiva en los bebés puede comprobarse usando dos métodos diferentes: las evaluaciones de respuesta auditiva del tronco cerebral (ABR, por sus siglas en inglés) o las medidas de emisión otoacústica (EOA).

Ambas pruebas son precisas, no invasivas, automáticas y no requieren ninguna respuesta observable del bebé. La prueba utilizada dependerá de la elección de la instrumentación del programa de cribado y de la formación.

Como herramienta de cribado, ambos métodos son extremadamente eficaces. No obstante, existen algunas diferencias en cómo se mide la capacidad auditiva usando la ABR con respecto a la EOA.

Si el bebé no pasa el cribado de audición en el hospital, ¿qué pasa después?

En la mayoría de los programas de cribado hospitalario los bebés que no pasen la prueba serán remitidos a un centro especializado en pruebas diagnósticas más completas. En ocasiones, los problemas sencillos, como demasiado líquido amniótico residual y vérnix en el canal auditivo, se resolverán antes de la repetición del cribado y el bebé pasará la segunda prueba. La repetición de la prueba es un paso importante para determinar si el bebé puede oír, por lo que no deberá tomarse a la ligera.

Si el bebé no pasa la repetición del cribado, entonces será necesario realizar una prueba diagnóstica completa. Esta prueba se realizará en el centro donde se repitió el cribado o en otra instalación, dependiendo de varios factores.

Si el bebé presenta hipoacusia, ¿cuál será el siguiente paso?

La capacidad de un bebé para compensar la hipoacusia dependerá tanto del tipo como del grado de la misma. El tipo de hipoacusia se refiere a dónde está localizado el problema y qué lo produce.

Ocasionalmente, la hipoacusia no puede corregirse con cirugía. No obstante, a estos niños les suele ir muy bien con prótesis auditivas. Una pérdida neurosensorial es indicativa de un problema del oído interno y en algún punto a lo largo del nervio del oído (nervio auditivo). Este tipo normalmente es permanente y no puede corregirse con cirugía. En este caso puede utilizarse una prótesis auditiva o un implante coclear.

Todos los grados de hipoacusia requieren la consulta con el profesional para su tratamiento más adecuado.

Además del tratamiento médico o quirúrgico precoz de la hipoacusia, es esencial la implicación de los padres y el apoyo del grupo familiar. Es necesario que los padres controlen los progresos del niño y le faciliten y animen a usar la prótesis auditiva y a realizar otros ejercicios terapéuticos que se diseñan para ayudar al niño a convertirse en un oyente y conversador atento.

En las investigaciones se encontró que el denominador común entre los niños con discapacidad auditiva con éxito es la voluntad de los padres para ayudar al niño a lo largo de su vida.

de la hipoacusia​

1. Sordera congénita

Todos los padres desean que su hijo pueda desarrollar todas sus capacidades. Así, si acaba de descubrir que su hijo es sordo o padece hipoacusia, puede ser un sentimiento devastador. Sin embargo, la buena noticia es . con un tratamiento adecuado desde el principio, la mayoría de los niños con hipoacusia podrán volver a oír y crecer con normalidad. Incluso aquellos con sordera profunda pueden unirse al mundo de los oyentes, ir a colegios convencionales, leer y hablar con sus compañeros, hablar por teléfono y escuchar música.

Por qué cada minuto cuenta

Una intervención temprana es lo más importante que usted puede hacer por su hijo. Oír es crucial para desarrollar las capacidades lingüísticas y del habla, que son vitales para su crecimiento. Incluso una hipoacusia leve podría conllevar problemas de aprendizaje y de conducta, y limitar a su hijo, no sólo en el colegio.

Cuanto antes pueda su hijo oír y usar el lenguaje hablado, más probable será que pueda superar las desventajas de la hipoacusia y desarrollar todo su potencial académico y social. Las investigaciones muestran que los niños a los que se les proporciona una amplificación adecuada antes de los seis meses de edad pueden desarrollar sus capacidades lingüísticas igual que sus compañeros con audición normal.

Conseguir toda la información necesaria

Sabemos que está tomando decisiones increíblemente importantes sobre el futuro de su hijo. Por eso debe tener toda la información que necesita para tomar la decisión correcta para usted y su familia. Hable de todas las opciones con su audiólogo o especialista médico, que son los que mejor entienden sus necesidades auditivas concretas. Si aún no tiene a nadie con quien hablar de ello, le podemos ayudar a buscar una clínica cerca de su domicilio.

Puede que también le sea de gran ayuda hablar con otros padres que  han estado en su misma situación y que pueden contarle sus experiencias personales.

No dejes de ver esta increíble historia de cómo un implante coclear le cambió la vida a una niña y su familia.

2. Hipoacusia Neurosensorial

¿Qué tratamientos existen?

El tratamiento de la hipoacusia neurosensorial varía dependiendo de la severidad de la misma y de si usted la padece en uno o en ambos oídos.

Dos oídos

Las prótesis auditivas pueden ayudar a la mayoría de las personas que padecen hipoacusia neurosensorial de leve a moderada en ambos oídos. Para hipoacusias más severas, simplemente las prótesis auditivas a veces no ayudan lo suficiente. Esto se debe a que la hipoacusia neurosensorial distorsiona los sonidos. Al amplificar los sonidos por medio de prótesis auditivas estos suenan más altos, pero no necesariamente más claros. Incluso las prótesis auditivas de buena calidad pueden sonar distorsionadas si el oído interno presenta daños graves.

Si usted padece hipoacusia de severa a profunda y las prótesis auditivas ya no le sirven, puede que quiera informarse más sobre los implantes cocleares.

Un oído

Si usted tiene hipoacusia neurosensorial entre leve y severa en un oído, una prótesis auditiva convencional es la opción de tratamiento más común. Sin embargo, dado que las prótesis auditivas requieren un cierto grado de audición residual, no pueden ayudarle en el caso de una hipoacusia profunda.

3. Hipoacusia Conductiva

¿Qué tratamientos existen?

Para muchas personas con hipoacusia conductiva, la primera solución puede ser ponerse una prótesis auditiva. Esto puede ser adecuado si la hipoacusia es leve, pero si es moderada o mayor, las prótesis auditivas no suelen constituir la mejor solución. También hay otras razones por las que algunas personas no pueden usar prótesis auditivas (p. ej., malformaciones que impiden su utilización) o simplemente no obtienen de ellas los beneficios esperados.

Las prótesis auditivas tienen que aumentar el volumen para obligar al sonido a pasar a través del oído medio bloqueado, y ello puede hacer que el sonido se oiga distorsionado y poco claro. La hipoacusia conductiva puede relacionarse también con infecciones del oído, las cuales pueden agravarse al usar prótesis auditivas y por consiguiente hacer difícil e incómodo el uso de las mismas.

entre los audífonos y los implantes cocleares ​

Los audífonos amplifican los sonidos para las personas con pérdida auditiva, mientras que los implantes cocleares son más complejos y estimulan  directamente all nervio auditivo..

Mientras que el procesador (la parte que se coloca detrás de la oreja) se parece a un audífono, en realidad es una pequeña “computadora” que digitaliza las señales de sonido.

Los usuarios de audífonos a menudo tienen pérdida de audición que puede mitigarse aumentando el volumen de los sonidos que los rodean, que es cómo funcionan los audífonos. Aquellos que necesitan implantes cocleares, sin embargo, no solo luchan con el volumen del sonido: sus cerebros en realidad no escuchan pedazos de señales de sonido.

Escuchar con un implante coclear no es como oír o escuchar con un audífono, pero los implantes permiten que las personas tengan conversaciones, reconozcan señales de advertencia (como teléfonos) y entiendan los sonidos ambientales.

Algunos usuarios de implantes cocleares llegan a decir que las voces tienen un sonido más “robótico”, pero a menudo pueden entender y participar en las conversaciones, tanto en persona como por teléfono.

¿Qué es un

Un audífono es un aparato electrónico que se usa dentro o detrás de la oreja. Amplifica ciertos sonidos, y al hacerlos más fuertes se hace más fácil oírlos. Así, una persona con pérdida de audición puede escuchar de manera más clara, comunicarse mejor y participar  plenamente en las actividades de la vida diaria. Los audífonos pueden ayudar a muchas personas a oír mejor en ambientes silenciosos o ruidosos.

Un audífono tiene tres partes básicas: un micrófono, un amplificador y una bocina. El audífono recibe los sonidos a través de un micrófono que convierte las ondas sonoras en señales eléctricas. Estas señales son transmitidas a un amplificador que aumenta su fuerza y alcance, y las transmite al oído mediante una bocina.

Estos son los tipos de audífonos
Foto tomada de : https://www.fda.gov (Food and Drug Administration: Administración de Medicamentos y Alimentos​​ o Administración de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos)​

¿Cómo me pueden ayudar los audífonos?

Si su pérdida de audición es neurosensorial, los audífonos lo ayudarán a mejorar su audición y la comprensión del habla. La pérdida de audición neurosensorial es causada por daños a las pequeñas células auditivas en el oído interno, llamadas células ciliadas. El daño puede ser causado por una enfermedad, la vejez, o por lesiones provocadas por el ruido o por ciertos medicamentos.

Los audífonos amplifican las vibraciones sonoras que entran por el oído. Las células ciliadas que quedan intactas detectan estas vibraciones amplificadas y las convierten en señales neurales, que luego son enviadas al cerebro.

Mientras más severo es el daño a las células ciliadas, mayor es la pérdida de audición y mayor será la amplificación necesaria para que los audífonos puedan remediar el daño. Sin embargo, existen ciertos límites prácticos en cuanto al nivel de amplificación que los audífonos pueden ofrecer.

Además, si el oído interno está muy dañado, ni siquiera las vibraciones con mayor amplificación se podrán convertir en señales neurales. En este caso, los audífonos no le ayudarán.

¿Qué es un

Un implante coclear es un aparato electrónico pequeño y complejo. Sirve para ayudar a dar una sensación de sonido a una persona profundamente sorda o que tiene problemas graves de audición. El implante tiene dos secciones.

Una sección externa que se coloca detrás de la oreja y la otra que se coloca debajo de la piel a través de una cirugía. Un implante tiene las siguientes partes:

  • Un micrófono, que capta los sonidos del ambiente.
  • Un procesador del habla, que selecciona y organiza los sonidos recibidos por el micrófono.
  • Un transmisor y receptor/estimulador, que reciben las señales del procesador del habla y las convierten en impulsos eléctricos.
  • Un conjunto de electrodos, que recogen los impulsos del estimulador y los envían a diferentes regiones del nervio auditivo.
  • Un implante no recupera la audición. Más bien, puede dar a una persona sorda una representación útil de los sonidos del ambiente y ayudarle a comprender el habla.

¿Cómo funciona un implante coclear?

Un implante coclear es muy diferente a un audífono. Los audífonos amplifican los sonidos para que puedan ser detectados por los oídos dañados. Los implantes cocleares van alrededor de las partes dañadas del oído y estimulan directamente el nervio auditivo. El nervio auditivo envía las señales generadas por el implante al cerebro y el cerebro las reconoce como un sonido.

Escuchar a través de un implante coclear es diferente a escuchar con audición normal, y toma tiempo aprender o volver a aprender a hacerlo. Sin embargo, los implantes permiten a muchas personas reconocer señales de advertencia, entender otros sonidos en el ambiente, y disfrutar de una conversación en persona o por teléfono.

¿Quiénes pueden recibir implantes cocleares?

Los niños y adultos que son sordos o que tienen dificultades graves para oír pueden ser candidatos para recibir implantes cocleares. Para diciembre del 2012, alrededor de 324,200 personas en todo el mundo habían recibido implantes. En los Estados Unidos, unos 58,000 adultos y cerca de 38,000 niños tienen implantes. [Los datos aproximados son de la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA, por sus siglas en inglés), según reportan los fabricantes de implantes cocleares].

La FDA aprobó por primera vez los implantes cocleares a mediados de la década de los ochenta para tratar la pérdida de audición en los adultos. Desde el año 2000, los implantes cocleares han sido aprobados por la FDA para uso en niños a partir de los 12 meses de edad, si cumplen con ciertos requisitos.

Para los niños pequeños que son sordos o con problemas graves de audición, el uso de un implante coclear desde pequeños los expone a los sonidos durante un período clave para el desarrollo de las habilidades del habla y del lenguaje.

Las investigaciones han demostrado que cuando estos niños reciben un implante coclear seguido por tratamiento de apoyo intensivo antes de los 18 meses, son más capaces de escuchar, comprender el sonido y la música, y hablar, que los niños de su edad que no recibieron implantes sino hasta mayores. Los estudios también han demostrado que los niños que cumplen con los criterios para recibir un implante coclear, y lo reciben antes de los 18 meses de edad, desarrollan habilidades de lenguaje a un ritmo comparable al de los niños con audición normal y muchos tienen éxito en los salones de clase regulares.

Los implantes cocleares pueden beneficiar a algunos adultos que han sufrido una pérdida de audición completa o parcial en una etapa más tarde de su vida. Ellos aprenden a asociar las señales captadas por los implantes con los sonidos que recuerdan, incluso el habla, sin la necesidad de indicadores visuales, como los que se obtienen al leer los labios o del lenguaje de señas.

Conozca más información aquí acerca de nuestros implantes de conducción ósea.

Soluciones para la hipoacusia

1. Implantes cocleares

Un implante coclear es un dispositivo médico electrónico que realiza el trabajo de las partes dañadas del oído interno (cóclea) para proporcionar señales sonoras al cerebro.

¿Qué es un implante coclear?

Un implante coclear es un dispositivo médico electrónico que sustituye la función del oído interno dañado. Al contrario que las prótesis auditivas, que amplifican el sonido, los implantes cocleares realizan el trabajo de las partes dañadas del oído interno (cóclea) para proporcionar señales sonoras al cerebro.

¿A quién pueden ayudar?

Los implantes cocleares pueden ayudar a personas que:

  • Tengan hipoacusia de severa a profunda en ambos oídos.
  • Obtengan apenas o ningún beneficio de las prótesis auditivas.
  • Obtengan una puntuación del 50% o inferior en pruebas de reconocimiento de frases realizadas por profesionales de la audición en el oído a implantar.
  • Obtengan una puntuación del 60% o inferior en pruebas de reconocimiento de frases realizadas por profesionales de la audición en el oído no implantado o en ambos oídos con prótesis auditivas.
  • Muchas personas tienen implantes cocleares en ambos oídos (bilaterales). Oír con ambos oídos puede mejorar su capacidad de identificar la dirección de la que proviene el sonido y de separar los sonidos que desea oír de los que no.

¿Cómo funcionan?

Muchas personas padecen hipoacusia porque las células ciliadas de su oído interno (o cóclea) están dañadas. El implante coclear permite que el sonido sea transferido a sus nervios auditivos y le permite oír.

A continuación, se describe el proceso:

Implante coclear proceso
  • Un procesador de sonido que se lleva detrás de la oreja o en el cuerpo capta el sonido y lo convierte en un código digital. El procesador de sonido tiene una pila que suministra energía a todo el sistema.
  • El procesador de sonido transmite el sonido, codificado digitalmente, a través de la bobina situada fuera de su cabeza hasta el implante.
  • El implante convierte el sonido codificado digitalmente en impulsos eléctricos, y los envía a lo largo del haz de electrodos que se ha colocado en la cóclea (el oído interno).
  • Los electrodos del implante estimulan el nervio auditivo de la cóclea, que a su vez envía los impulsos al cerebro, donde se interpretan como sonido.

2. Implantes de conducción ósea

Un implante de conducción ósea elude los problemas en el oído externo e interno enviando el sonido directamente al oído interno a través del hueso.

¿Qué es un implante de conducción ósea?

Un implante de conducción ósea es un dispositivo médico que transmite sonido por conducción ósea directa a través del oído interno, evitando eficazmente el oído externo y el oído medio. Un sistema de conducción ósea consiste en un pequeño implante de titanio, un pilar y un procesador de sonido. El sonido es transmitido como vibraciones desde el procesador de sonido hasta el implante, a través del hueso hasta el oído interno.

¿A quiénes pueden ayudar?

Los implantes de conducción ósea pueden ayudar a las personas que tienen:

  • Pérdida auditiva conductiva.
  • Sordera unilateral (SSD) – pérdida auditiva total en un oído.
  • Pérdida auditiva mixta.

¿Cuáles son los beneficios?

Los beneficios de los implantes de conducción ósea están bien documentados.

Si tiene problemas en el oído externo o medio, pueden ayudarle a oír mejor en situaciones ruidosas y permitirle localizar los sonidos.

Si usted está completamente sordo de un lado, un implante de conducción ósea funciona enviando el sonido a través del hueso del cráneo desde el lado sin audición hasta el oído interno funcional del lado con audición. Esta transferencia de sonido confiere una consciencia del sonido de 360 grados.

3. Implantes electroacústicos

Un sistema de implante electroacústico permite a las personas con hipoacusia de alta frecuencia oír los sonidos de alta frecuencia, que son sumamente importantes para entender el habla y para poder comunicarse de forma eficiente.

¿Qué es un implante electroacústico?

Un implante electroacústico combina la amplificación acústica convencional con la estimulación eléctrica para proporcionar un sonido de alta calidad y más natural. Mientras que el componente acústico del dispositivo amplifica la audición natural de baja frecuencia así:

Vía eléctrica

  1. El procesador de sonido externo capta el sonido y lo transforma en señales digitales.
  2. El procesador de sonido envía señales digitales de alta frecuencia al implante.
  3. El implante transforma las señales de alta frecuencia en energía eléctrica y las envía a un haz de electrodos dentro de la cóclea.
  4. La respuesta auditiva del nervio provocada por la estimulación eléctrica y acústica se envía al cerebro, que las combina percibiendo un sonido.
Procesador de sonido externo coclear

Vía acústica:

  1. El procesador de sonido externo envía los sonidos de baja frecuencia al componente acústico.
  2. El componente acústico amplifica los sonidos de baja frecuencia y los envía a través de la vía auditiva normal.
  3. Los sonidos amplificados excitan los nervios auditivos.
  4. La respuesta auditiva del nervio provocada por la estimulación eléctrica y acústica se envía al cerebro, que las combina percibiendo un sonido.

¿A quién pueden ayudar?

¿Tiene que esforzarse para oír claramente cuando lleva su prótesis auditiva? Si ese es el caso, no está solo. A muchas personas les resulta difícil oír claramente los sonidos cotidianos, lo que puede ser una enorme fuente de frustración.

¿Le resulta familiar? Considere las preguntas siguientes:

  • El ruido de fondo, ¿interfiere con lo que oye… en un restaurante? ¿en el trabajo? ¿en reuniones familiares?
  • Los sonidos que antes podía oír desde una cierta distancia, ¿son ahora más difíciles de oír?
  • ¿Debe esforzarse para oír el diálogo en TV mientras a los demás les parece que el volumen está muy alto?
  • ¿Le resulta difícil hablar por teléfono?

Si ha contestado afirmativamente a alguna de estas preguntas, hay muchas probabilidades de que se esté perdiendo muchos de los sonidos de alta frecuencia. Puede que haya oído nombrar este problema como ‘sordera parcial’. La capacidad de detectar y apreciar estos sonidos es necesaria para conseguir una experiencia auditiva completa.

4. Prótesis auditivas

Las prótesis auditivas funcionan captando el sonido y aumentando su volumen.

¿Qué es una prótesis auditiva?

Las prótesis auditivas captan el sonido, aumentan su volumen y a continuación lo envían por el conducto auditivo, a través del oído medio hasta el oído interno, donde están los nervios auditivos.

¿A quién pueden ayudar?

Las prótesis auditivas son muy útiles para las personas con hipoacusia de leve a moderada causada por:

  • Daños a las células sensoriales provocados por el envejecimiento normal.
  • Exposición a ruido muy alto.
  • Reacciones a medicamentos.
  • Lesiones en la cabeza.
  • Factores genéticos (heredados de algún miembro de la familia).

¿Cómo funcionan?

Las prótesis auditivas amplifican los sonidos. Hay muchos tipos y estilos de prótesis auditivas para elegir, pero todos tienen componentes similares:

  • Una pila diminuta que suministra energía a la prótesis auditiva.
  • Un micrófono que capta los sonidos.
  • Un amplificador que aumenta el volumen del sonido.
  • Lesiones en la cabeza.
  • Un altavoz que envía el sonido amplificado al oído externo.
  • Algunas prótesis auditivas tienen un procesador digital que puede ayudar a anular la retroalimentación (pitidos) o a modificar el sonido para que suene mejor.
  • Con ayuda de un especialista de la audición, puede conseguir una prótesis auditiva adaptada específicamente a:
  1. Su nivel de hipoacusia
  2. La forma de su oído
  3. Ajustes de sonidos habituales como para la clase, los restaurantes o para escuchar música.

¿Cuáles son los beneficios de una prótesis auditiva? 

Muchas personas con prótesis auditivas informan de que éstas:

  • Les ayudan a oír y entender mejor el habla en la mayoría de situaciones.
  • Les permiten participar en situaciones de grupo y reuniones.
  • Les ayudan a oír los sonidos suaves o ligeros que no podían oír desde que tienen hipoacusia.

Tenga en cuenta

La información en este sitio web es solo para fines educativos y no tiene la intención de diagnosticar, prescribir tratamiento o reemplazar el consejo médico. Consulte a su médico o profesional de la salud sobre los tratamientos para la pérdida de la audición. Ellos podrán asesorar sobre una solución adecuada para su condición de pérdida auditiva. Todos los productos deben usarse solo según las indicaciones de su médico o profesional de la salud. No todos los productos están disponibles en todos los países. Por favor, póngase en contacto con su representante local de Cochlear™.

¿Qué es un

¿Qué es un

Soluciones para la hipoacusia

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit.

Vivamus placerat, risus sit amet imperdiet imperdiet, diam sapien hendrerit quam, ultricies pulvinar erat odio eget risus.

Morbi sem libero, tempus eget eros ac, scelerisque lobortis enim. Maecenas a varius sapien, et dapibus lorem. In porta, nunc ac venenatis euismod, dui lacus lobortis enim, non luctus risus tellus eget lectus. Donec neque ante, imperdiet at posuere at, maximus id turpis.

Donec odio mi, sodales vitae pretium ac, vestibulum in diam. Aliquam finibus vitae est ac interdum. In interdum in neque vitae facilisis. Mauris est massa, tincidunt in finibus sed, porttitor eu justo.

Pellentesque in arcu ut sem viverra finibus et in odio. Vivamus vestibulum tellus eu pharetra congue. Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit.

Sed lobortis risus id est dapibus, vitae fringilla neque pellentesque. Sed in nunc vel leo consequat feugiat. Vivamus malesuada suscipit tortor, sit amet facilisis libero porttitor eget.

Donec vulputate sem eget dui pretium, vel rhoncus arcu condimentum. Morbi viverra eros et nibh tristique posuere. Suspendisse rhoncus faucibus augue eu condimentum.

Soluciones para la hipoacusia

Procesador-de-sonido-Kanso